Hablamos con Carlos Jonay Suárez, consultor de estrategia digital y gestión del trabajo remoto


Workeamos Coworking entrevista a Carlos Jonay Suárez Suárez, consultor de estrategia digital, emprendedor, y creador de la primera Escuela de Trabajo Remoto en España. Carlos puede ser la primera persona que conozco que se dedica al trabajo remoto como sector profesional, incluso aún, cuando nadie se esperaba que esta temática iba a ser fundamental y estratégica para muchos negocios.


Carlos, cuéntame un poco cuando empezaste a interesarte en la temática del trabajo remoto y cómo te formaste en esta especialidad. Imagino que te resultará curioso cómo en estas últimas semanas tu pasión se ha convertido en uno de los pilares estratégicos de muchas empresas y profesionales autónomos.


Pues lo curioso es que nunca me interesé por el trabajo remoto en concreto y, de hecho, es más curioso aún que ya lo practicará sin darme cuenta, desde hace ya unos cuantos años (desde 2012, aproximadamente).

Aunque mi primer contacto cien por cien real con el trabajo remoto, lo tuve trabajando como redactor freelance para Hipertextual, y más concretamente para el blog ALTFoto, fue allí dónde, en pleno 2014, conocí a la ahora famosa Slack, y una de las cosas que me ayudó a manejarme muy bien en este trabajo fue conocer Trello y WordPress (de mi época como CEO en Funmusic).

Y, yendo más al grano, y si hablamos de trabajo remoto como "remote work", pues fue sobre todo a raíz de Nomad City, primero y Digital Nomad Experiences, después.

En diciembre de 2015 y por invitación de Nacho Rodríguez tuve la oportunidad de participar en el germen de lo que terminó siendo Nomad City, eso me empujo un año más tarde (2016) a crear Digital Nomad Experiences (DNExp), una plataforma de aprendizaje y para compartir los valores del trabajo remoto y el nomadismo digital. En 2017 me fui a Lisboa para aprender de esa "capital del nomadismo digital europea" muchísimas cosas y experiencias, intentar darle un modelo de negocio a Digital Nomad Experiences y dar mis primeros pasos como nómada digital.

Toda esta experiencia me ayudó a darme cuenta de que había (y hay) un montón de profesionales y empresas que desconocen al cien por cien las ventajas del trabajo remoto.


Uno de tus nuevos proyectos es la Escuela de Trabajo Remoto en España. Cuéntanos ¿en qué consiste este proyecto? ¿Cuál es tu cliente y mercado objetivo?


La Escuela de Trabajo Remoto era un concepto que venía pensando desde hace ya algún tiempo. De hecho, ya como profesional independiente he asesorado a algunas empresas y profesionales en este sentido.

El pasado mes de diciembre (2019) asistí al primer evento de SinOficina, allí conocí y vi en acción a David Blay y Valentina Thörner. Comenzamos a hablar en febrero sobre la posibilidad de crear algo entre todos, y el "destino" nos puso en medio del camino al COVID-19, así que, aceleramos y le dimos forma a la fase alpha de la Escuela.

El proyecto en sí, consiste en lo que se puede leer en la web y sobre todo en el manifiesto: ser la primera agencia, 100% en español, en asesorar en trabajo remoto y comunicarle a las empresas la importancia de adoptar esta modalidad de trabajo dentro de su estructura empresarial.

Los clientes son empresas, principalmente PYMES (sobre todo pequeñas empresas de menos de 50 trabajadores) que necesiten entender la cultura digital, porqué es necesario implementarla y saber cómo implementar de forma eficiente el teletrabajo.


Creo que no sería erróneo el afirmar que uno de los problemas a los que se enfrentan las empresas a la hora de implementar una dinámica de trabajo remoto, sobre todo en España, es la falta de confianza de los mandos medios y directivos en que sus empleados operen con la misma eficiencia de forma remota que si se hiciera presencial en una oficina. ¿Qué tipo de experiencia has tenido conversando con empresas o emprendedores sobre la posibilidad de contratar personas que no están fisicamente en la oficina?


Es duro, muy duro. Hay una cultura de presencialismo y de control casi enfermiza en nuestra cultura. De hecho, es muy habitual que quien más calienta la silla, tenga más reconocimiento o se entienda que curra más que nadie.

Cuando hablas con un responsable de un área o de una empresa, tienes que hacerle entender que la transformación digital (al menos en algunos sentidos y áreas) es inevitable. Que el trabajo remoto ha venido para quedarse y sobre todo, que no es necesario ser desde un principio cien por cien remote. Podemos empezar por ser remote friendly, o lo que es lo mismo, dejar que tus empleados caten las virtudes del trabajo remoto algunos días a la semana.

En definitiva, el trabajo remoto está relacionado con: flexibilidad horaria, conciliación y libertad, y todo eso lo que genera, al menos bajo mi experiencia, es más felicidad en los trabajadores ¿y qué pasa cuando un trabajador es más feliz? Pues eso.


Una provocación: ¿Crees que el Coronavirus ha sido el verdadero líder en el proceso de transformación digital de la empresas? ¿Te han pedido ayuda en esta fase empresas que antes rechazaban la idea de tener empleados teletrabajando?


Si no lo ha sido al cien por cien, nos ha dado un buen empujón a tod@s. En cuanto a si ha servido para abrir mentalidades, ahí me quedo en un cincuenta-cincuenta. Creo que hay muchas personas que tienen prisa por volver a la normalidad anterior (si es que esa normalidad, existía) sin aprender nada de todo esto, porque allí estaban muy cómodos y hay gente que le tiene pánico a esto de la digitalización, a romper su status quo.

En gran medida, me ha afectado de forma positiva, sobre todo en términos de formación y asesoramiento, pero no ha supuesto un boom, ni me voy a hacer millonario mañana, eso seguro :D

También, como pasa con muchos sectores, y es normal, nos han desbordado de información, han crecido como setas los gurús y los remote worker advocates, y eso, para bien o para mal, genera un ruido de fondo un poco molesto, pero como digo, es completamente normal, y ya lo he vivido en otros mundos, como el de las startups o del crowdfunding.

En mi opinión, creo que esto le ha dado un baño de realidad a muchas empresas, acerca de procesos, herramientas, comercio electrónico y un largo etcétera más. Ya veremos cómo salimos tod@s de este temporal.


¿Crees que tendremos un cambio radical de paradigma en la organización empresarial? ¿Qué tipo de ventaja tendrán las empresas en implementar de forma permanente modelos de trabajo remoto?


No creo que el cambio sea demasiado radical. Creo que las empresas se adaptarán (las que puedan) otras estarán enfocadas en sobrevivir sobre un campo de minas y algunas, se tomarán esto en serio.

Un proceso de transformación digital no es algo sencillo, sobre todo si no le damos la importancia suficiente como para que esto pase a formar parte del ADN de la empresa. Si la cultura digital no entra, poco o nada se podrá hacer.

En cuanto a las ventajas, todas las que ya conocemos: mayor libertad, más flexibilidad, posibilidad de contratar talento "everywhere", más transparencia, mejores reportes, mejor comunicación...


Para terminar, hemos leido muchisimo en las últimas semanas sobre herramientas de trabajo remoto. ¿Puedes compartir con nosotros algún software que todavía sea desconocido en el mercado y que creas que es muy útil y se vaya a popularizar?


Si nos centramos en el software, esta respuesta podría ser eterna. Tenemos herramientas que están creciendo mucho para trabajar en equipo, sobre todo en procesos, como Miro o como Mural. Otras ya archi-conocidas como Asana, Trello o Basecamp. Nuevos players como Notion.

Si hablamos de software y queremos estar al día, yo recomiendo seguir podcast como Mixxio (o el mío, hay que vender el libro, también), páginas como Product Hunt o entrar en comunidades como Sin Oficina ó Workeamos Online. Es una gran forma de estar el día, la verdad.


Entrevista realizada por Pietro Gianquinto, Director de Workeamos Coworking