Coworking: conoce las ventajas fiscales de trabajar en un espacio de trabajo compartido

Trabajar en un coworking es una opción cada vez más demandada por profesionales y pequeños empresarios. Si te estás preguntando si llegó el momento de dejar de trabajar en casa y buscar un nuevo espacio de trabajo compartido en Santa Cruz de Tenerife, este artículo te ayudará a tomar la decisión.


El portal inmobiliario Idealista analiza si realmente compensa, desde un punto de vista fiscal, trabajar desde casa más que pagar una cuota en un coworking, la cual te incluye en la cuota mensual otros servicios. Por ejemplo, nosotros en Workeamos, espacio coworking en Santa Cruz de Tenerife, ofrecemos a nuestros coworkers una estación de trabajo, conexión wifi, salas de reuniones, cocina, zona de ocio, servicio de paquetería y correspondencia y mucho más.



¿Se puede deducir el gasto del coworking?


La respuesta es absolutamente sí, pero obviamente tienes que cumplir unos requisitos. Según explica el despacho Salcedo Abogados, tanto en el caso de trabajar en un coworking como en hacerlo desde casa, "como paso previo a poder deducir los gastos en el IGIC o en el IRPF, es necesario que el empresario o profesional dé de alta en Hacienda el inmueble desde el que va a realizar su actividad, mediante la presentación de un modelo 036".

Una vez que esté dado de alta, es necesario que dicho gasto sirva al empresario o profesional para obtener ingresos, condición que Hacienda acepta para los gastos de coworking. A este requisito se une la necesidad de que el gasto debe estar justificado de forma correcta con una factura y registrado en los libros fiscales y la contabilidad que debe llegar el profesional o empresario. Esta alternativa es menos problemática que la de quedarse a trabajar desde casa desde un punto de vista fiscal.


Ésto, porque el fisco determina unos límites a todos los autónomos que trabajan desde casa y quieren deducirse los gastos asociados a dicho ejercicio. Por ejemplo, que el profesional sólo puede deducirse los gastos propios de la titularidad del inmueble (cuota de la comunidad, IBI...) en la proporción a los metros que realmente utilice para desarrollar su actividad en su casa.


Las restricciones aumentan si quieres deducir los gastos relacionados con los suministros de la vivienda, como puede ser el teléfono, internet, luz, agua. Una problemática que no afecta a la opción del coworking. En este caso, es posible deducirse los gastos sin oposición al estar incluidos en la cuota que el profesional desembolsa.


En conclusión, trabajar desde un coworking tiene muchas ventajas desde el punto de vista fiscal, y no te olvides todas las ventajas que tienes a nivel de networking, desarrollo de tu negocio y vida social. Si te animas, reserva aquí tu visita a Workeamos, nuestro nuevo espacio de coworking en Santa Cruz de Tenerife, y entra en nuestra comunidad de profesionales.


#coworking #ventajas #comunidad